Adobo, fanzine de cómics underground con extra de cafeína.

30.11.11

¡Terror y amor en el Encuentro de Cómic e ilustración de Sevilla! (Lo que pasó y no lo otro)

Magnífico cartel de Ágreda para el Encuentro

Tras unos merecidas días de descanso para coger un poco de aliento, pues en nada nos vamos al Expocómic de Madrid, hemos reflexionado holgadamente sobre lo que han sido estos 3 días en el XII Encuentro del Cómic y la Ilustración de Sevilla, un lugar al que siempre es un placer ir porque jugamos en casa y sabemos mejor que nadie que un montadito con mojo picón no es buena comida si luego vas a ponerte a vender a pocos centímetros de los pichones que compran Adobos a montones.

Lo primero: un año más, habéis vuelto a caer como buenos pardillos que sois y nos habéis dejado casi sin Adobos! Nuestros bolsillos repletos de dinero para gastar en orégano y bitter kas tiemblan con la idea de que año tras años volváis a venir a vernos y a llevaros vuestro Adobo y dos litros de sudor de otaku impregnando vuestras vestiduras.
Toda una cola de mozas delante del stand de Migas para el sorteo "El Puntazo de Samaniego"

El viernes fue la toma de contacto. Reencuentro con los chicos de Migas y Jo, Tía!, que fueron perfectos compañeros de viaje en esta dura travesía llena de peligros y que su condición de estudiantes hizo que solo comieran pan mohoso, Dónuts de chocolate y agüita del servicio durante días. A la derecha del padre, compartíamos sitio con los Harto!, Roland e Historias Mínimas de Badajoz, que nos enseñaron que en Extremadura además de cerdos y frío, hay muchísimo talento escondido, como herpes, a los que solo hay que darles un empujoncito para que muestren al mundo todo lo que llevan dentro.
La gente de Los Ninjas Polacos: CUIDADO aprenden rápido

También coincidimos con Polan Kaede y conocimos a los chicos de Cómic Sevillano, con sus parodias de Astérix y Mortadelo adaptándolas al entorno de Sevilla y sus peculiares habitantes... Cremita local. Los siempre canallas y cafres Killer Toons de Córdoba y los señores Ultrarradio que no pudieron venir finalmente, pero los tuvimos presentes en nuestros corazones y algunos de nuestros pezones.
En la presentación de fanzines Fresús se empeñó en chupar todos los micros

Todos hicimos una presentación colectiva como buenos hermanos y moderado por un mitoso Fresús, que no tuvo nada que envidiar a su clon televisivo. Entre el público de la presentación hubo dos invitados de excepción que hicieron las delicias de los asistentes al evento durante todas las jornadas y pusieron a los cosplayers hispalenses verdes de envidia. Eso les pasa por montar la de Dios es Cristo a base de karaokes y coreografías infernales en la puerta de entrada del recinto. Ya os podéis imaginar a los posibles visitantes llorando sangre de vergüenza ajena ante tan dantesco espectáculo. Por lo menos una carpa de Telepizza (armada con un microondas y un continuo vaivén de motos de repartidores para traer las sobras de los locales cercanos para venderlos a precio de oro) tapaba la zona donde los prepúberes daban rienda suelta a su pasión entre nubes de hormonas y queso cheddar.
Cómic Sevillano y sus elegantísimos azafatos

Fue también la primera toma de contacto con los organizadores del Encuentro, Paco Cerrejón y sus secuaces. Entregados para que nos sintiéramos como los semidioses que somos. En particular al gran Alberto, que siempre venía apurado con su frase mita "Me vais a matar pero..." que presagiaba algún cataclismo, pero que siempre acababa con loas y comodidades impropias de un evento de cómics para con los fanzines.
Pablo y Samaniego esperando a que Alberto les sirva el Faisán trufado que pidieron para el brunch

Muchos se pasaron el viernes por el stand: Jose Luis Ágreda (Autor del genial cartel del encuentro), Bartolomé Segui, Abel Ippólito, Chris Claremont para preguntar donde diablos estaba el servicio entre apretones y cuescos, un tímido Guillermo que luego haría nuestras delicias en una historia que os hará soñar (hay que seguir leyendo, putos vagos ya) , el maravilloso Jose María de Ediciones Viaje a Bizancio, con el que cada año nos abrazamos más fuerte y nos partimos más el "cul" (al que le debemos una aparición sodomita en alguna página de Adobo), y por supuesto el primer contacto del año con Gabriel, creador de CyberNapya, polemista, escritor de best sellers y dueño del Cerdo Benito.
Luzzo, Gabriel, Albertillo y un cospobre de virus del VIH

Tanta gente mita acabó dejándonos hambrientos, pero El Rey de los Bocadillos, un lugar mágico que descubrimos entre las entrañas de la estación de buses (con su bocata BOSNIO SPAHIC elaborado por unos señores que olían a coche viejo) a la hora del almuerzo y un espectacular Wok con palitos de rata, tarta de merengue y ancas de ranas incluidas a la cena (amenizada por el programa de Juan y Medio homenajeando a Ecos del Rocío con impresionantes colaboradores), dieron buena cuenta de nuestros rugientes estómagos y de más de una inflamación ocular (¿sería por Juan y Medio?).
Fresús viendo cómo va el Betis y El otro Samu no

El sábado empezó de una forma muy triste. Una horda de otakus pasó por nuestro stand y nos dijeron que al fanzine "le faltaba algo en el dibujo" para ser bueno. Tenían toda la razón (aunque uno de ellos le comentó a la gente de Los Ninjas Polacos que le era muy difícil leer un fanzine "al revés"). Tras cercenar sus miembros y esputar sus cuerpos aun calientes entre los excrementos de los que pudieron salir corriendo, seguimos vendiendo Adobos como cabrones a mucha gente mágica. A El Otro Samu y Fresús, se unió otro autor de Adobo, Pablo Muñoz, que estuvo firmando a los ansiosos fans de Adobo hasta la extenuación.
Lo que el cliente no ve cuando se le dedica un número: la penitencia del fanzinero

La comida la hicimos en el ultra-sevillano y casposo bar Hermanos Gómez, rodeados de palomas sarnosas y saboreando un estimulante mojo picón para recargar fuerzas entre las discusiones de un camarero Sagitano (Samoano-Gitano) con otro de apariencia andina. Al final ganó el más duro: el churrasco de cerdo.
Los otakus perfeccionan sus métodos para no tener que visitar el cuarto de baño

Volvimos al encuentro con uno de los momentos más maravillosos. Nuestra versión de la portada de El Jueves que fue secuestrado, de los príncipes follando, hizo soñar a Guillermo, al que pedimos que nos hiciera su visión del tema y nos regaló esta espectacular versión actualizada de la famosa portada, con todos los detalles que ello conlleva en Letizia y SIN DELITO alguno, porque no se consuma el acto carnal. Eso es así.
No hay muslito de pollo en el bollo, así que los picapleitos de la sala pueden meterse la lengua en el culo

Tras morir varias horas por tamaño regalo, seguimos vendiendo Adobos hasta alcanzar cifras record en Sevilla. Al caer la noche, satisfechos, acudimos a una freiduría tipicorra donde comimos como lo que somos pidiendo, por supuesto, doble ración de ADOBO. Más tarde nos fuimos de farra a la Carbonería, un sevillano bar donde había una exposición de los Killer Toons y nos embuímos en una de las fiestas más cafres y canallas que jamás nos hayamos pegado: o sea, que el Nestea y el Bitter Kas corrió por la sala a ritmo de flamenquito guapo y le dijimos adiós al sábado con la manita tonta.
Luzzo deja claro en esta foto qué es adobo por si alguien tenía alguna duda

El domingo la cosa flojeó más en gente, pero no en mita. Nos visitó el chico que siempre vemos disfrazado de Doraemon en los salones y pasando una caló tela de mala. También pasaron por allí Iván Vergara de Editorial Ultramarina y Seleka y Laura More de la galería Delimbo que diagnosticaron una leve pasión por el graffiti a El Otro Samu con la expresión "tu has dibujado en la calle", lo que hizo que Fresús hiciera una perfecta imitación de un aspersor de Fanta de naranja sobre las cajas (bien cerradas afortunadamente). Finalmente nos rendimos a los encantos del Sargento Retraca, que no dudó en posar con un Adobo.
El Sargento Retraca y su amigo Pelos blanden orgullosos su Adobo mientras escuchan el himno de España en sus altavoces nacionales

Más tardes nos dejamos llevar por nuestros instintos más básicos y dimos rienda suelta a uno de nuestros hobbies más ancestrales, propagado por Luzzo y Albertillo, dos pillastres de tomo y lomo: LA CAZA DEL NIÑÓN. Sevilla era cuna y habitat natural para estos seres tan entrañables como escurridizos. Niñones a punta pala que nos hicieron soñar con dormir entre los tersos pliegues de su papada barbilampiña.
Removimos cielo y tierra hasta encontrar uno de los niñones que protagonizan la portada de este número

Nos vemos en la obligación de hacer una crítica a la organización. En la zona exterior, durante el desarrollo de los conciertos y actuaciones, la gran afluencia de público superó a la infraestructura preparada. Fueron constantes los casos de avalanchas de la multitud, que provocaron no pocos desmayos, como el que podemos ver en este vídeo

Cerramos el domingo con un balance muy bueno de ventas, risas y daños irreversibles en nuestras gargantas (cosa que nunca está de más para que no nos riñan en el Ave al próximo Expocómic por hablar alto) La gente que salió de nuestro stand llorando de terror no fue tanta y eso nos entristece un poco, pero prometemos volver por nuestros fueros (alcohol y Lacasitos de la risa mediante).
Una pareja de simpáticos osos vestidos de Charlot con Adobo y el Doctor Retraca de fondo

Llegó el momento de las despedidas y nos hicimos una foto grupal que no se la salta un gitano. Abrazos, promesas que nunca se cumplirán y romances y rempujones de cuarto de baño completaron un domingo que acabó comiéndonos un potente "Kebaps" en un restaurante de lujo egipcio con los chicos de Migas.
Cospobre de un famoso payaso de la tele que nos confesó ser dueño de una publicación pornográfica

No dudaremos en repetir la experiencia porque irse de salones y volver casa para plantar un pino en tu propio water es un placer sólo digno de emperadores y gitanos. Los traidores que fueron a Getxo esperamos que hayan vuelto bien rellenos de pulgas y piojos... No olvidéis mirar bajo vuestros coches por si acaso. Para vosotros no habrá paz en Expocómic, al que nos vamos esta misma semana. Atentos al blog, shavaleh. ¡Que no paramos, señora!

6 comentarios:

Barrapan dijo...

Maravilloso.
Eso sí. Falta una mención
a la futura señora de Samaniego y lo que vino a ser siendo su pedazo de

MOI dijo...

Lo de los pichones que compran Adobos no irá por mí? Tengo una teoría peregrina que dice que los dibujantes a veces se dan un aire con lo que dibujan y no sé por qué vi a ese señor que decís que es Guillermo por el salón y pensé para mí "Me da a mí que este tío podría ser Guillermo". Desde luego podeis estar orgullosos porque es uno de los mejores humoristas españoles de todos los tiempos. Dixit.

Irene Roga dijo...

Al final no me volví a parar en el stand, stk! Tanto parriba y pabajo. Espero veros en próximos salones.

BORJA dijo...

Maravilloso. Todo es cierto, doy fe.

Adobo dijo...

Barrapan, la AUTÉNTICA señora de Samaniego en el futuro puede que lea la crónica y se sienta violenta. no nos gustaría tentar a la suerte.

MOI, ni mucho menos lo de pichón va por usted y efectivamente Guillermo tiene cara de Guillermo... puede que, como los animadores de la Disney, para hacer sus personajes gesticule ante un espejo y algo de él pasa a sus personajes.

Irene, no dude que nos encontraremos de nuevo. Viviendo en Sevilla y metidos en estos temas, los eventos y se pueden contar con los dedos de una mano.

Borja ¿os vamos guardando sitio para el año que viene? :D

BORJA dijo...

El próximo año repetiremos, claro, pero para entonces Mayte habrá perfeccionado su técnica de ventas y podremos hacernos autónomos, montar un imperio fanzinero y organizar nuestro propio Salón de los Ninjas Polacos.